Salsa teriyaki, el aderezo que da brillo

salsa teriyaki

En Japón son amantes de la técnica del asado, la parrilla y las brasas. Una de las técnicas más populares de su cocina es el teriyaki, una técnica de cocción en la que los alimentos son asados en un adobo de salsa dulce. Literalmente, la palabra teriyaki deriva de la unión de las palabras «teri», que indica el brillo que la salsa le da a los alimentos, y «yaki», que se refiere a que los alimentos se cocinan mediante el asado.

La manera tradicional de cocinar la carne al estilo teriyaki es sumergirla dentro de la salsa o pintarla con ella varias veces hasta que esté hecha. De esta forma, la técnica ha dado nombre a la propia salsa, que se ha popularizado en Occidente en las últimas décadas, hasta sobrepasar con éxito las fronteras de la cocina japonesa. La salsa teriyaki une el sabor salado de la salsa de soja con el tono dulce que aporta el azúcar, la miel o el extacto de fruta, según el caso, una vez caramelizado. La salsa más habitual contiene en sus ingredientes salsa de soja, mirin y azúcar, aunque otras versiones añaden jengibre, semillas de sésamo o zumo de piña, que da aroma y ayuda a ablandar la carne durante el proceso de marinado.

La salsa teriyaki suele servir como acompañamiento para carnes, aves y pescados, sobre todo si tienen un sabor intenso como el salmón o el bonito. Su uso más convencional es bañando con un pincel las piezas que se van a asar, aunque también pueden servir como aderezo en algún guiso.

En Kōmori puedes encontrarla en nuestro yakitori, una brocheta de pollo a la brasa con salsa teriyaki; en el rabo de buey Wagyu estofado con salsa teriyaki; en la carrillera de Wagyu estofada con salsa teriyaki; y en el atún rojo cocinado a baja temperatura en salsa teriyaki.

Comparte: