Los emoji y la comida japonesa

Se han hecho tan populares que casi ya no nos preguntamos ni de dónde han salido. Los emoji (絵文字) con los que coloreamos las conversaciones en programas de mensajería o redes sociales nacieron en Japón y su nombre se debe a la unión de las palabras japonesas ‘e’ (imagen) y ‘moji’ (palabra), adaptadas claro está al alfabeto latino. La cultura popular japonesa siempre ha gustado de acompañarse de elementos iconográficos, así que no es de extrañar que estos se incorporaran dentro de su tecnología en smartphones o tabletas. Se hicieron tan conocidos fuera del país nipón que se sumaron al estándar de codificación de caracteres Unicode, que es lo que propició su popularidad en todo el mundo.

Su procedencia provoca que el contenido de los emoji tenga un marcado carácter japonés. Hasta la última modificación del estándar, por ejemplo, todas las caras eras amarillas. Curiosos son también muchos de los gestos que hacen los personajes, con los brazos cruzados o con extrañas reverencias, que en Occidente no terminamos de entender del todo. Los edificios son otro sello inequívoco de que la cultura japonesa está resumida en el catálogo de iconos emoji, pero si en algo se nota esa impronta es en el apartado de comida. Aunque encontramos platos internacionales como pasta, comida rápida o carnes, el grueso de la propuesta culinaria de los emoji son elementos básicos de la cocina japonesa. Estos son algunos de ellos:

Arroz con curry

Adoptado de otras culturas asiáticas, el arroz con curry se ha convertido en un alimento básico de la comida diaria de los japoneses. No es de extrañar que sea uno de los iconos presentes en el catálogo de emoji desde el primer momento. Como curiosidad: los japoneses lo pronuncian ‘karē’.

Bento

Llamado también obento, se trata de la comida casera para llevar y comer, por ejemplo, en el lugar de trabajo. Con ella las madres japoneses hacen verdaderas obras de arte, construyendo figuras y personajes con carne, verduras, pescado o arroz. El arroz es precisamente el elemento más común y alrededor de él se construye el menú del día.

Bol de arroz

Tercer emoji y tercera aparición del arroz. Queda claro que es uno de los puntos clave de la comida nipona, ¿verdad? El bol de arroz es tan básico en sí mismo, como para acompañar otros platos. La arrocera no falta en ninguna casa en Japón, como tampoco en las que son fans de esta cocina.

Dango

El dango es uno de los grandes desconocidos en occidente. Llama la atención su aspecto de brocheta y sus colores llamativos, que avanzan su carácter dulce. Se trata de un pastel generalmente elaborado con harina de arroz y decorado con pasta de judías. Ideal para acompañar con el té verde.

Cocina estilo nabe

El estilo nabemono (‘nabe’ significa cazuela y ‘mono’, cosas) es el equivalente al estofado europeo. Una olla de barro o hierro repleta de suculentos manjares a fuego lento y que va variando sus ingredientes en función de la localidad o la época del año.

Kamaboko

Se trata de una especie de surimi que en nuestro país no se conoce mucho. El kamaboko es una pasta de pescado enrollada hecha con pescado blanco cocido al vapor y hecho puré. Se suele servir frío con distintas salsas y, por supuesto, es muy popular en Japón.

Nigiri

Uno de los reyes de la cocina japonesa. Se trata de la clásica montañita de arroz cubierta de un fino corte de pescado fresco, pensado para comerlo de un bocado previo paso (si procede) por un ligero baño de salsa de soja. No necesita más presentación ante los ojos de los menos expertos.

Oden

Es uno de los alimentos más comunes de la comida diaria de los japoneses y auténtico rey de la cocina callejera nipona, tanto en su versión con palo como en plato. En el odén se cuece rábano, konjac (una planta muy gelatinosa) y chikuwa (un tipo de surimi) en caldo dashi (de pescaso).

Onigiri

Otro clásico de la iconografía japonesa: los típicos pastelitos de arroz, compactos y crujientes, con forma triangular u oval, generalmente envuelta con una tira de alga nori y que puede llevar en su interior un pequeño relleno, por ejemplo, de cereza encurtida. Uno de esos manjares diarios que en Japón casi se puede comprar en cualquier sitio.

Ramen

Otro plato heredado de otras culturas asiáticas pero que ya es parte del ADN japonés. El ramen es una sopa de fideos con multitud de variantes. Una de las más recomendadas, la que se elabora con huesos de cerdo y que da como resultado un sabroso caldo de color blanco. Tampoco hay que perderse el de miso.

Sake

En una de nuestras primeras entradas, bautizamos el sake como la bebida tímida. Es una parte intrínseca de la cultura japonesa y por ello tiene sus propias tradiciones y ceremonias. Su calidad es enorme y en Japón llega a tener valoraciones por encima de vinos y licores occidentales. Para ellos es todo un arte beber sake y por eso lo cuidan al máximo.

Senbei

El senbei es un tipo de galleta crujiente hecha con arroz y preparada al horno o a la parrilla. Suele ser salada, aunque también hay lugares donde se suele preparar dulce. Los japoneses las toman como aperitivo previo a la comida y son un alimento muy popular, hasta el punto de comercializarse senbei de multitud de sabores.

Té verde

Popularizado en todo el mundo por su enorme catálogo de propiedades y su sabor, el té verde es parte de la cultura gastronómica y social de Japón desde tiempos inmemoriales. La ceremonia de té es un icono en sí misma y a partir de ahí los japoneses lo disfrutan como algo suyo aunque sea también muy popular en regiones como China o Vietnam.

Tempura

Aquí vamos a hacer un poco de trampa. El icono original se refiere a las ebifurai, las gambas fritas y rebozadas en panko, pero nos sirve de excusa para hablar de la tempura, otro de los grandes clásicos de la cocina japonesa que no tiene icono por sí mismo. Se trata de un forma de rebozar a base de pastas finas, con las que se cubren bocados de verdura o pescado. Un verdadero manjar.

En este listado no están todos los que están, nos hemos dejado alguno que otro que tienen más que ver con la alimentación o la cultura popular que con los platos propiamente dichos. Unicode ya ha anunciado que en próximas versiones piensa hacer más internacional el catálogo de platos (de hecho, el paellaemoji está entre los finalistas), pero esperemos que siga creciendo la nómina de propuestas japonesas.

Comparte: