El whisky japonés, ¿entre los mejores del mundo?

¿Whisky japonés? Todavía algunos ponen cara de póquer al escuchar este binomio. En 2012, el Yamazaki 25 Years Old de la casa Suntory superó a otras 300 marcas en el World Whiskies Awards como Best Single Malt Whisky. El mejor ‘single malt’ del mundo en el certamen más prestigioso de whiskies. Bill Murray popularizó los whiskies japoneses en la célebre ‘Lost in Traslation’ de Sofia Coppola. En la película, Bob Harris, el personaje interpretado por Murray, promociona el Hibiki 17, también de Suntory.

Aunque se ha popularizado en los últimos años, el primer whisky japonés nació en 1923 de la mano de Suntory. El fundador de esta compañía, Shinjiro Torii, trabajó desde joven en un comercio de licores y sakes. En 1907 elaboró un vino dulce llamado Akadama, que se convirtió en el primer licor occidental creado en Japón. Torii guardó licor en unas viejas barricas de vino y se olvidó de él. Cuando lo recuperó años más tarde descubrió que el licor mejoraba con el envejecimiento en barrica. De este descuido nace la idea de elaborar whisky artesanal. Torii contrató a Masataka Taketsuru, un químico japonés que viajó a Escocia para estudiar cómo se elaboraba el whisky por encargo de la compañía Settzu Shuzo, que también tenía intención de hacer whisky pero se arruinó antes de comenzar el proyecto.

De esta forma Torii recogió el testigo y abrió la destilería Suntory Yamazaki cerca de Kyoto, una zona muy valorada por la calidad de su agua. Suntory Shirofuda fue el primer whisky ‘blend’ elaborado en Japón. No triunfó. Su sabor fuerte y ahumado no logró conectar con el paladar nipón. Años más tarde, después de muchas pruebas, sacaron al mercado el Suntory Kakubin, un whisky mucho más suave. La botella cuadrada imitaba la forma del caparazón de tortuga, símbolo de la buena suerte en la cultura japonesa.

En 1939 Masataka Taketsuru deja la compañía Suntory tras una fuerte discusión con Shinjiro Torii y abre la destilería conocida actualmente como Nikka Whisky, en Yoichi. En 1969, Nikka abre una segunda destilería en la isla de Honshu, cerca de Sendai, para competir con Suntory. Pero Suntory contratacó con la apertura de otra destilería en Hakushu. Esta destilería se encuentra en los montes de Kaikomagatake, aquí nacerá años más tarde el Hibiky Blend 17 años, considerado uno de los mejores ‘blend’ del mundo y protagonista del ‘Suntory Time!’ de ‘Lost in Traslation’.

Diferencias entre el whisky japonés y el escocés

El sistema de producción del whisky japonés es muy similar al clásico escocés. Pero existen ciertas diferencias. En primer lugar, los whiskies japoneses emplean menos turba para secar la cebada. Por otro lado, en Escocia existen gran cantidad de destilerías y cada una de ellas produce una clase de ‘single malt’. En Japón ocurre lo contrario: hay menos productores y cada destilería produce muchas variedades de whisky. Esto se debe a que en Japón este sector está menos atomizado debido a la competencia entre las dos grandes compañías: Nikka y Suntory.

Otra característica del whisky japonés es la baja presión en la destilación debido a la altura a la que están localizadas las destilerías. La temperatura de ebullición varía en función de la presión, a mayor altitud la presión decrece y el punto de ebullición disminuye. La baja presión al destilar conserva mejor los aromas. Asimismo, algunos whiskies japoneses envejecen en barricas de roble blanco japonés (‘mizunara’), lo que le aporta matices aromáticos diferentes respecto al ‘scotch’.

En relación a la forma de consumirlo, el whisky en Japón se toma o al estilo escocés (solo o con hielo) o como lo japoneses toman el ‘sochu’, es decir, mezclado con agua caliente (‘oyuwari’) en invierno o bien con agua fría o soda (‘mizuwari’) durante el verano. El principal motivo de esta práctica es que muchos japoneses suelen beber whisky durante la comida y al mezclarlo con agua marida mejor con los platos tradicionales. El whisky mezclado con agua es del tipo ‘blended’. El ‘single malt’ se disfruta sin acompañantes.

Comparte: